Científicos de Stanford crean una batería de litio transparente

Los dispositivos electrónicos, como los smartphones o los ordenadores portátiles, no son únicamente circuitos e inventos tecnológicos que vienen a satisfacer las necesidades de los usuarios sino que también responden a ciertos patrones estéticos y de diseño que, cada vez, son más importantes y, además, determinantes a la hora de decantarnos por un producto u otro. Obviando marcas, cada consumidor tiene un concepto particular de lo que puede ser un teléfono “con un diseño de estilizadas líneas” y pensando en esto, cada fabricante emplea un tiempo nada despreciable en diseñar, por ejemplo, la “carcasa perfecta”. Sin embargo, dentro del sector del smartphone, había una constante que limitaba los diseños: la batería, un componente de gran tamaño, totalmente opaco, que evitaba cualquier apuesta por diseños transparentes o traslúcidos.

Bueno, quizás esta limitación tenga los días contados porque un grupo de investigación de la Universidad de Stanford ha desarrollado una batería de iones de Litio, como la que usamos en los portátiles o en los teléfonos móviles, casi transparente y, además, flexible. Toda una revolución que puede hacer volar la imaginación de los diseñadores de los dispositivos de consumo. La investigación, que ha sido capitaneada por el estudiante de grado Yuan Yang en colaboración con Yi Cui (profesor de fotónica en el SLAC), ha dado como fruto un método que permite hacer pasar la luz a través de una batería de ión de Litio, dotándola de flexibilidad que, fabricada a gran escala, es decir, igualando la producción actual, tendría unos costes similares a la producción actual de baterías.

La estructura consta de un marco en el que se disponen los electrodos de la batería en el que cada línea de la malla tiene un ancho de 35 micras. La luz pasa a través de la separación que existe entre cada línea que, al ser tan finas, hace que se tenga la sensación de que la estructura es totalmente transparente. La flexibilidad de esta batería procede del material sobre el que se sustenta esta malla de electrodos, que se ha realizado depositando un vapor con metal sobre una película de polidimetilsiloxano, un compuesto basado en el silicio que se utiliza como plástico en aplicaciones médicas y en lentes de contacto) que es bastante barato pero que no es conductor, por eso hubo que depositar materiales metálicos.


Si hay algo que es inferior a 50 micras, sus ojos se sienten como si fuera transparente dado que el humano como máximo llega a elementos entre 50 y 100 micras


Fuente aquí

Comentarios