2500 lenguas en peligro de extinción (estudio científico)

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), informó desde su sede en la ciudad alemana de Bonn, que la mitad de las 6000 lenguas habladas alrededor del mundo están en peligro de extinción.


El anuncio fue realizado a una semana de la celebración del Día de la Lengua Materna, que se festeja cada 21 de febrero desde 2000 con la intención de promover la diversidad cultural y el multilingüismo.


El ritmo de las pérdidas es alarmante: según la comisión encargada de realizar este informe “cada 15 días desaparece una lengua”.

Las estimaciones coinciden con las aportadas por el lingüista franco-tunesino Claude Hagège en su libro Alto a la muerte de las lenguas, hace ya más de diez años.
En Lingüicidio, un artículo publicado en 2001, su autor, el escritor Eduardo Berti analiza y cita el trabajo de Hagège.

Las lenguas son mortales como las civilizaciones”, afirma el francés, quien entiende estas pérdidas como un empequeñecimiento del legado cultural de la humanidad.

“Los idiomas son un reflejo de la inmensidad de las costumbres y las formas de vida que constituyen el mundo.

La pérdida de una lengua significa, por lo tanto, la pérdida de una visión del mundo.” Berti explica en su artículo, partiendo de la información aportada por Hagège, que “una lengua amenazada es aquella que ya no es hablada más que por los locutores más ancianos.

O que no es hablada sino en estado parcial, más y más empobrecido.”

Mientras que lenguas muertas son las que han perdido a “sus hablantes; han perdido, por así decirlo, el uso de la palabra”.
Uno de los emprendimientos más destacados, realizados por UNESCO a partir de esta investigación, es la puesta en marcha de un atlas mundial en el que se indican las lenguas más amenazadas.

El mapa interactivo se actualiza semanalmente e incluye 2474 idiomas en peligro.

Según esta fuente, actualmente en la Argentina existe un grupo de 18 lenguas que incluye tanto las que se encuentran en problemas como las que han desaparecido de manera definitiva.

Entre las principales causas que impulsan esta situación, la organización enumera entre los más graves a la guerra, la deportación y la estigmatización, pero también “otros menos dramáticos”, como “la mediatización global en las lenguas predominantes”.

Para intentar revertir esta situación, la UNESCO sugiere a los Estados incluir y apoyar la enseñanza de las lenguas maternas en los programas de instrucción escolar.

Y señalan además que un factor “importante” para el refuerzo de una lengua debilitada es “crecer en una actitud positiva” con respecto a la propia lengua local. < Situación en la Argentina En el país existen 14 lenguas que se encuentran en serios riesgos de desaparecer: Ava-Guaraní, Chaná, Chorote Iyojwa’ja, Guaraní Boliviano, Manjui, Mapuche, Mbya Guaraní, Mocoví, Pilagá, Quechua de Santiago del Estero, Tapieté, Tehuelche, Toba, Wichi. En tanto que otras cuatro ya se han extinguido: Atacameño, Gününa Küne, Vilela y Ona. Fuente aquí.

Comentarios