Fracasan las tabletas pensadas solo para empresas

Cisco ha sido la última en rendirse: imposible competir con Apple y Samsung no solo en equipos para consumidores, también en la empresa.
La compañía confirmó estos días que no seguirá fabricando su tableta Cius (en la foto). Este aparato, anunciado en 2010 y basado en Android, estaba pensado para uso exclusivo en compañías.
Microsoft intentó algo parecido con su Tablet PC hace 11 años y fracasó. La idea era buena pero quizás llegó demasiado pronto. Una década después Cisco, igual que RIM con su PlayBook, parece haber llegado con el paso completamente cambiado. No es que las empresas pasen de los tablets. Los utilizan, y mucho. Es más bien que prefieren lo mismo que triunfa entre los consumidores: iPads y algún que otro modelo Android.
De los casi 118 millones de tablets que se venderán este año a nivel mundial, un 15% irá a parar a empresas, calcula Gartner. En tres años será el 35%. Y habrá dos claros dominadores: iOS y Android.


Datos como estos y los del gráfico debajo confirman que la dualidad consumidor-empresa vive sus últimos días en lo que a movilidad se refiere. La frontera entre uso personal y laboral se diluye, ya no aparcamos al final de la jornada el móvil/tablet de empresa y cogemos el nuestro, el personal. Cada vez más utilizamos un único equipo para todo.
Este cambio de preferencias, denominado consumerización de la tecnología, es imparable: los móviles, tabletas y aplicaciones de uso personal inundan el lugar de trabajo porque son más intuitivos, completos y atractivos en diseño.



Tanto es así que el 35% de las compañías ya deja escoger a los empleados (sobre todo cargos medios y altos) el equipo con el que quieren trabajar, sea un Mac, PC, iPhone, Nokia Lumia, iPad, Galaxy Note... Esta tendencia, conocida como “trae tu propio dispositivo” (bring your own device, BYOD, en inglés), es en buena medida responsable de que el Cius de Cisco o el PlayBook de RIM hayan acabado en fracaso. El 97% de empresas que compraron una tableta el pasado trimestre en EE.UU. escogieron un iPad (el 2,7% un equipo Android). En España, por ejemplo, los 3.000 principales directivos del BBVA no se despegan de su iPad corporativo.

El resultado de todo esto es curioso: compañías centradas en el consumidor final, Apple, Google, Samsung... están teniendo mucho éxito en la empresa, y al revés, los RIM, Cisco y HP, fuertes históricamente en el segmento corporativo, viven horas bajas.
Queda Microsoft, que es la gran incógnita en movilidad. Los de Redmond buscan trazar el camino contrario a Apple y Google: lanzar tablets con Windows 8 este año, convencer a las empresas de adoptarlos y, de paso, colarse en el mercado de consumidor. Dell ya ha dejado caer que presentará una tableta con Windows 8 el mismo día del estreno del sistema operativo. El resto de fabricantes hará algo parecido. Aunque ahora la táctica es diferente: quien se haga un hueco en el hogar entrará también en la empresa, y viceversa. La carretera, de repente, es una enorme autopista de doble sentido.

.

Comentarios