Matemático crea espejo retrovisor de 45 grados, sin distorsiones


Una de las causas de mayores accidentes automovilísticos en todo el mundo es el fenómeno del "punto ciego" en los espejos retrovisores, causado por el hecho de que estos solo cubren un pequeño cono de visión (alrededor del 17% de ancho) y por tanto no pueden ver lo que viene fuera del rango de visión de este.


Más específicamente, existe un punto en donde con tu ojos (a través de la ventana del auto) por lo general no ves, y que tu espejo tampoco puede ver, y eso hace que exista un área casi al lado de tu auto (y un poco detrás) en donde un auto puede en esencia aparentar invisible.


La solución tradicional al problema ha sido utilizar espejos curvos, pero estos tienen el problema que distorsionan la imagen y por tanto hacen que algunos los conductores juzguen inapropiadamente la distancia real de los autos que ven en el espejo, y toman decisiones con datos erróneos que también causan accidentes.


Esa es la razón por la cual ese tipo de espejos son prohibidos en algunos países, y en otros es requerido que escriban sobre el espejo retrovisor una frase parecida a "Los objetos que aparecen en el retrovisor es posible que estén más cercanos de lo que aparentan".

Pues ahora, el matemático Andrew R. Hicks de la universidad de Drexel ha ideado una forma de crear espejos retrovisores con los beneficios de ambos tipos de espejos: Es un espejo que curvo que cubre unos 45 grados, pero sin distorsionar la imagen.

El truco, explica Hicks, está basado en esas bolas de disco compuestas de centenares de espejos pequeños. El nuevo retrovisor está compuesto del equivalente a millares de pequeños espejos, cada uno orientado a una dirección diferente. En cuanto al ángulo de cada uno de esos micro-espejos, Hicks los calculó con unas ecuaciones que simulan la trayectoria de los rayos de luz desde la parte de atrás de tu vehículo hasta que llegan a tus ojos.

Fuente aquí.

Comentarios