Le llegó la hora de despedirse a Windows XP

Una vida de 13 años supera todo lo esperado en un sistema operativo. El 30% de los computadores españoles todavía funcionan con Windows XP, más de 2,3 millones de empresas y casi cuatro millones hogares tienen ordenadores con este software que hoy 8 de abril, caduca en todo el mundo. Además, mantiene una cuota muy similar, el 31,4 % según Net Applications, en el resto del mundo.



Por caducar se entiende que deja de recibir soporte por parte de MIcrosoft. Esto significa que ya no habrá actualizaciones, ni de seguridad (creación de antivirus o reparación de agujeros) ni de conexión de nuevos ratones, teclados, cámaras, impresoras o cualquier periférico. Para intentar paliar la sensación de pánico, se mantiene la página de Security Essentials, pero será bajo mínimos y hasta julio de 2015.

La recomendación de Microsoft es pasarse a Windows 8, su nuevo sistema operativo pensado para ordenadores y tabletas. “Te dejo en buenas manos” es la web en la que explican cómo hacer la transición correcta.
Fernando Calvo, director de sistemas operativos de Microsoft España, argumenta a favor del cambio: “Tal y como ocurre en la industria, las empresas ofrecen soporte a sus productos durante un tiempo. En 2001, Microsoft anunció ciclos de soporte de 10 años para los sistemas operativos. En el caso de Windows XP, el ciclo se ha extendido a 13 años, como anunciamos en 2007. Desde entonces, venimos trabajando con nuestros socios y el resto de la industria para facilitar la migración a empresas y hogares”.
El Gobierno británico pagará 7 millones de euros por alargar un año el mantenimiento del sector público
El directivo es consciente de que aún cuentan con un número elevado de usuarios que se quedan colgados y asume una decisión tajante: “Desde Microsoft agradecemos toda la fidelidad de quienes usaron y siguen usando Windows XP. Pero ha llegado el momento de dejar este sistema operativo diseñado para un tipo de uso y conectividad distinta a la realidad de hoy en día. En el año 2001, teníamos una población online de un 10%, mientras que ahora estamos en un 77%. Las necesidades y los riesgos son completamente diferentes por lo que no tiene sentido desviar recursos en parchear un sistema operativo cuando el mercado ofrece versiones preparadas para las necesidades de los usuarios y las empresas de hoy en día”.
Varios gobiernos y empresas multinacionales han solicitado a Microsoft que les siga manteniendo la ayuda técnica. En el caso del Reino Unido, el Gobierno pagará 7 millones de euros para que mantenga la asistencia a todo el sector público durante un año. Un contrato similar ha sido firmado por Holanda.
Entre las recomendaciones, se pide instalar todas las actualizaciones oficiales de Microsoft. Cuanto más antigua la versión instalada, más posibilidades de recibir visitas virtuales de extraños con malas intenciones. Lo mismo ocurre con los programas instalados. Es necesario ir a las páginas oficiales de los programas e instalar los parches. El problema estriba en que si se cuenta con software pirata este paso se complica, pues normalmente se pide una clave para verificar su compra.
Lo ideal sería que se activara al máximo la alerta del antivirus en todo momento, especialmente, si se conectan discos duros o pendrives a través del puerto USB y que se evitase navegar por Internet. Es decir, quedaría relegado para jugar a títulos antiguos, usar aplicaciones de ofimática o para aprender programación. Tan solo Google ha prometido mantener lista su versión de Chrome hasta 2015, algo que ni la propia Microsoft hará con Explorer, el navegador nativo.
Este cambio, seguro, traerá una subida en la tasa de venta de ordenadores. Incluso han llegado a acuerdos con comercios para hacer un plan renove, similar al de los coches, con un descuento de hasta 250 euros, dependiendo del fabricante, si se entrega una tableta que no sea Windows y se compra.

Fuente ElPais.

Comentarios